¡FUNCIONA!


 “En mis casi veinte años como maestro, he podido comprobar  (como prácticamente todos los compañeros de profesión) que la resolución de problemas es uno de los contenidos que más dificultades entraña, tanto para los propios alumnos, como para los docentes a la hora de abordarlo desde una perspectiva didáctica. 

Muchos de esos años de experiencia, los he dedicado al estudio de algún método eficaz que ayude a su resolución y a superar los obstáculos que los alumnos pueden encontrarse cuando se enfrentan a ellos. No es cuestión de citar aquí y ahora, toda la literatura enorme que aborda este asunto (desde el mismo Polya hasta los recientes modelos gráficos Singapour) pero sí que es justo mencionar que en ningún sitio encontré un método que abarcara los problemas típicamente escolares basados en algoritmos sencillos y que sea global, sintético, práctico y funcional. ¡Nada! Desde arduas clasificaciones de problemas nada operativas, pasando por estrategias que repetimos hasta la saciedad y que demuestran su inoperancia, como pedir al alumno que escriba bajo el problema datos, operaciones y solución, hasta técnicas inocuas como “subrayar de rojo los datos y de azul la pregunta”. ¡Nada, repito, que ayude a los alumnos a enfrentarse a un problema! 

Hasta que me topé con la propuesta de Javier. Por primera vez, encontré un método de resolución honesto, basado y fundamentado en la experiencia y no tanto en aspectos teóricos. Un método práctico, útil, algo que realmente facilita la vida al alumno, algo que estos pueden utilizar durante toda su trayectoria escolar obligatoria. Con esta metodología, se simplifica la tipología de problemas (no importa tanto si es de combinación tipo 1 o de combinación tipo 2, solo importa reconocer la función de lo que nos piden), se establecen relaciones cualitativas de los datos, se desarrollan estrategias previas de identificación, de relación, de comprobación. Se pueden, además, diagnosticar las dificultades de los alumnos, pues vemos en qué parte del proceso fallan,  y un largo etcétera. 

En definitiva, es un método que funciona, porque está creado por un maestro sensible a la problemática y dificultad de este contenido, del cual los maestros y maestras hemos estado tan vacíos de recursos, de estrategias y de técnicas que así, poco, conseguíamos de nuestros alumnos. Hemos encontrado un gran método gracias a Javier.
Utilícenlo, por el bien de una enseñanza matemática de calidad”

Javi Rojas: maestro de primaria y asesor del CEP de Linares (Jaén)




“Durante muchos años estuve dando clases en educación infantil y de la noche a la mañana me encontré de tutora en 5º de primaria.

Cuando me enfrenté por primera vez a intentar enseñar a resolver problemas me vi a mi misma hace ya muchos años con su edad. ¿Qué me decían mis profesores? Ah, sí... Léelo otra vez, subraya las palabras clave, "intenta" hacer operaciones a ver qué te parece, apunta los datos... y me acordé de qué me servían a mi todas esas indicaciones, de nada, no me servían de nada.

Tuve la suerte de tener esos años como compañero de ciclo a Javier López que me guió y aconsejó para poder enseñar a mis alumnos (e hijas) estrategias para el aprendizaje de las matemáticas. Me negaba a sentarme en una silla y esperar a ver como fracasaban un porcentaje de alumnos sin yo hacer nada. 

Ahora sé dónde está el fallo de cada uno. Unos no encuentran los datos, otros no ven las relaciones entre ellos y algunos fallan en las operaciones. Con cada grupo tengo que trabajar de manera diferente, y lo hago.

Actualmente soy tutora de 3º y 4º de primaria y estoy encantada con el método. Muchos de mis alumnos de 4º están actualmente resolviendo el mismo problema de dos maneras diferentes. Están llegando mucho más lejos de lo que me había propuesto con ellos

Mis hijas ya son mayores y, aún hoy, cuando se les atasca un problema de bachillerato recurren a esas estrategias: ¿qué me preguntan? ¿qué necesito para averiguarlo?...
           
Yo lo tengo claro, ahora no sabría cómo explicar los problemas a mis alumnos si no contara con este método”.

Ana Rubio: maestra de primaria y Pedagoga (Pamplona)